21 de octubre de 2014

El hombre lobo y su origen



La leyenda de los hombre lobos remonta desde tiempos antiguos, sus orígenes se han ido perdiendo con el pasar de los años.


Hay muchas historias que cuentan que los hombres lobos tienden a transformarse en el Plenilunio o luna llena, esto se debe a que el Plenilunio estaría  asociado a la demencia, insomnio temporal y varios fenómenos. Aunque hasta ahora no se han encontrado pruebas contundentes de que afecte de alguna manera el comportamiento del hombre. 

El termino "licantropía" proviene de las palabras griegas "lykhos"(lobos) y "anthropos"(hombre). La licantropía es la transformación de humano a lobo, también se puede transformar en cualquier animal, el termino apropiado sería teriantropía. La transformación puede ser temporal o permanente.

 El primer hombre lobo 


En la mitología griega, lycaón era un rey de Arcadia. Fundó la ciudad de Licosura donde levantó un altar a Zeus. Por su religión llevó a realizar sacrificios humanos, matando a    todos los extranjeros que llegaban a su casa. Un día Zeus se enteró de los actos que cometía Lycaón, y decidió castigarlo transformándolo en un lobo. 


Lycaón tuvo muchos hijos (algunos dicen que llegaban a  50) con diferentes mujeres. Los hijos de Lycaón eran considerados maliciosos, impiadosos, y sus crímenes llegaron a los oídos de Zeus, enfurecido convirtió a todos en lobos, los fulminó con su rayo o tuvieron que exiliarse para siempre. Níctimo el único hijo que quedó libre de la furia de Zeus sucedió a su padre en el reino de Arcadia.

En tiempo remoto se utilizo la figura del hombre lobo para describir a alguien fuerte y poderoso, fue usado por algunos grandes personajes de la nobleza y la iglesia.

Las brujas están acompañadas de los hombres lobos porque simbolizan la magia negra, representan el poder y los castigos que son capaces de realizar.